April 27, 2023

Cómo renovarnos física, espiritual y emocionalmente

Regresa
Nuestra inversión más poderosa es la que hacemos en nosotros mismos. Cuando aprendemos a renovarnos física, espiritual, mental y emocionalmente, podemos gozar la vida al máximo y ser efectivos en lo que hacemos.

Cómo renovarnos física, espiritual y emocionalmente

Programas

Introducción

En los últimos seis o siete programas hemos estados hablando sobre los hábitos y las disciplinas que podemos desarrollar para tener una vida productiva, basándonos en el libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen R. Covey.

Hoy queremos hablar del Hábito #7 que dice: afila la sierra, y trata sobre principios de auto renovación equilibrada. Y es que nuestra inversión más poderosa es la que hacemos en nosotros mismos. Cuando aprendemos a renovarnos física, espiritual, mental y emocionalmente, podemos gozar la vida al máximo y ser efectivos en lo que hacemos.

Si quieres más información en cuanto a este tema, hemos hecho disponible, de forma gratuita, nuestro folleto titulado “Cómo encontrar el equilibrio en tu vida”. Lo puedes descargar en la sección de recursos de nuestra página web www.sentidolatino.com.

Este séptimo hábito consiste en tomarnos el tiempo para afilar nuestra sierra, por así decirlo, y engloba todos los hábitos que hemos comentado en los programas anteriores, porque es el que los hace posibles.

Auto renovarse significa preservar y realzar el mayor bien que poseemos, que somos nosotros mismos, renovando las cuatro dimensiones de nuestro ser: la física, la espiritual, la mental y la social/emocional. ¿Qué queremos decir con esto? Básicamente, es darles expresión a estas cuatro áreas ejerciéndolas de manera regular, sabia y equilibrada.

Y esto solamente podemos hacerlo si somos proactivos. La auto renovación es la inversión más poderosa que tenemos a nuestro alcance. Es invertir en nosotros mismos. Y es que para ser efectivos debemos reconocer la importancia de dedicar tiempo regularmente a afilar la sierra en las cuatro dimensiones o áreas de nuestra vida. Veamos en detalle cada una de ellas.

La dimensión física

La auto renovación en la dimensión física requiere de cuidar efectivamente nuestro cuerpo ingiriendo los alimentos que nos hacen bien y no ingiriendo las cosas que nos hacen mal, descansando lo suficiente y haciendo ejercicio con regularidad.

Para renovar la dimensión física es necesario ejercitar regularmente el cuerpo de modo tal que preserve y realce nuestra capacidad para trabajar y disfrutar. A medida que se aumente la capacidad de nuestro cuerpo para hacer cosas más exigentes, nuestras actividades normales van a resultar más fáciles y agradables, vamos a tener más energía y la fatiga que antes nos hacía sentir demasiado cansados va a ser reemplazada con energía.

La dimensión espiritual

La dimensión espiritual es en realidad nuestro centro, el núcleo de nuestra vida, el compromiso con nuestros valores. Yo personalmente encuentro renovación espiritual hablando con Dios y meditando en la Biblia, porque en ella se encuentra mi sistema de valores. Cuando leo la Biblia me siento con más fuerzas, centrado y vuelvo a comprometerme conmigo mismo.

Para ser renovados espiritualmente y tener paz interior, es necesario abandonar el ruido y el caos de nuestras vidas ordinarias y tomarnos un tiempo sin perturbaciones. El gran líder y activista Martin Luther King comentó en una oportunidad: “Tengo mucho que hacer hoy, de modo que necesito pasar otra hora de rodillas”. Para él la oración no era una obligación, sino la fuente de poder que le permitía realizar todas las demás actividades.

Por su parte, el líder religioso David O. Mckay enseñó que “Las más grandes batallas de la vida se libran cotidianamente en los aposentos silenciosos del alma”. Si ganamos las batallas en ese lugar, si resolvemos nuestros conflictos interiores, experimentaremos una sensación de paz, de saber lo que buscamos y descubriremos que las victorias públicas o exteriores se logran de una manera natural.

La dimensión mental

El desarrollo mental usualmente proviene de la educación formal. Pero cuando terminamos la educación formal, o sea, cuando terminamos la escuela o la universidad, dejamos de aprender intencionalmente, permitiendo que nuestras mentes se atrofien. Cuando abandonamos la lectura seria no exploramos con profundidad temas nuevos y dejamos de pensar analíticamente y de escribir.

La educación es una renovación mental vital, ya que nos obliga a adiestrar nuestra mente para que tome distancia respecto a su propio programa y examine las nuevas ideas propuestas. No hay mejor modo de informar y ampliar regularmente nuestra mente que acostumbrarnos a leer una buena literatura. El doctor Covey recomienda ponerse como meta leer un libro por mes, luego un libro por quincena y luego un libro por semana. Él propone que se lean los grandes libros de literatura como clásicos universales o autobiografías que amplían nuestra conciencia cultural y afilan nuestra sierra mental.

Escribir es otro poderoso modo de afilar nuestra sierra mental. Podemos llevar un diario con nuestros pensamientos, experiencias y comprensiones de nuestro día para promover claridad y exactitud en nuestros contextos mentales. También nos renovamos mentalmente al escribir cartas comunicándonos en el nivel más profundo de nuestros pensamientos, sentimientos e ideas. Organizar y planificar también son formas de renovación mental.

El doctor Covey recomienda dedicar una hora al día a la auto renovación mental. Esto mejorará extraordinariamente la efectividad de todas las otras horas de nuestro día e incluso la profundidad y el descanso en nuestros sueños.

La dimensión social/emocional

Las dimensiones social y emocional van juntas, porque nuestra vida emocional se desarrolla y manifiesta en nuestras relaciones con otros. Si somos emocionalmente inseguros, aunque estemos muy adelantados desde el punto de vista intelectual, el interactuar con personas que piensan de modo diferente sobre cuestiones fundamentales en la vida puede resultar terriblemente amenazador.

Nuestra seguridad personal no debe venir de fuentes que están fuera de nosotros. Nuestra seguridad personal debe ser interior. No proviene ni de las circunstancias ni de nuestra posición. Viene de adentro, viene de los paradigmas y principios arraigados en nuestra mente y en nuestro corazón. Viene de una coherencia de adentro hacia afuera de vivir una vida de integridad en la que nuestros hábitos diarios reflejan nuestros valores más profundos.

Logramos tener paz emocional y social cuando nuestra vida está en armonía con nuestros principios y valores verdaderos. Una excelente forma de auto renovación social/emocional surge por medio del servicio, o sea, ayudando a otros de modo significativo. Otra forma es a través del trabajo, cuando uno se ve a sí mismo realizando contribuciones y creando resultados.

George Bernard Shaw dijo que el verdadero goce de la vida es ser utilizado con un propósito que uno mismo reconoce como importante. Y alguien dijo que el servicio es la renta que pagamos por el privilegio de vivir en esta tierra.

Sugerencias prácticas

1. Haz una lista de actividades que te ayudarán a mantenerte en buen estado físico adecuadas a tu estilo de vida y con las que disfrutarás después de horas de trabajo.

2. Comprométete a poner por escrito actividades específicas para afilar tus sierras en estas cuatro dimensiones todas las semanas, a realizarlas y evaluar tu rendimiento y resultados.

Conclusión

Hoy hemos hablado del Hábito #7 que dice: afila la sierra, y trata sobre principios de auto renovación equilibrada.

El proceso de auto renovación debe incluir la renovación equilibrada en las cuatro dimensiones de nuestra naturaleza: la física, la espiritual, la mental y la social/emocional. Nuestra efectividad requiere el desarrollo y la renovación de las cuatro dimensiones de un modo sensato y equilibrado. El descuido de cualquier dimensión origina la resistencia de un cambio de fuerza negativo, contrario a la efectividad y el crecimiento.

Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas producen una sinergia óptima entre estas dimensiones.

Recuerda que no eres tus hábitos. Podemos reemplazar nuestras pautas antiguas de conducta por pautas nuevas, por nuevos hábitos de efectividad, de felicidad y de relaciones saludables. ¡Y qué mejor momento para comenzar que hoy mismo!

Contáctenos