February 23, 2023

Los 4 pilares de la pareja: el pilar espiritual

Regresa
Cuando se construye una relación de pareja, se crea algo que no existía antes: una estructura espiritual, un NOSOTROS. Es espiritual porque la relación no se puede ver con los ojos físicos y contiene algunas de las fuerzas más poderosas en la vida de una persona. Es una estructura porque está construida de los patrones de interacción que se convierten en las formas habituales en que la pareja se relaciona entre sí.

Los 4 pilares de la pareja: el pilar espiritual

Programas

Introducción

Toda relación de pareja se basa en cuatro pilares que la mantienen estable y fuerte. En este mes de febrero, mes del amor, estamos conversando sobre los cuatro pilares de la relación de pareja y qué podemos hacer para desarrollarlos y fortalecerlos.

Hemos dicho que cada pilar debe construirse y fortalecerse gradualmente, y que los cuatro deben permanecer equilibrados en términos de intimidad. Cuando esto sucede, la relación puede enfrentar y superar cualquier tormenta que la vida les presente.

Si quieres más información en cuanto a este tema, puedes descargar de forma gratuita en la sección RECURSOS de esta página web nuestro folleto titulado Tú, yo y nosotros, por el Dr. David Ludwig. También estamos disponibles para conversar contigo por chat.

En el programa anterior hablamos del pilar físico. Hoy vamos a enfocarnos en el pilar espiritual.

La importancia de la espiritualidad en la pareja

Según la doctora Leslie Parrott, la intimidad espiritual es inconmensurablemente poderosa, y su fruto fluye y vigoriza todas las demás facetas de un matrimonio. Incluso las parejas más felizmente casadas finalmente descubren un anhelo innato de vincularse con su amante de una manera más profunda, no solo por comodidad, no solo por pasión, sino también por algo significativo, de trascendencia, valioso.

Nuestras vidas van día tras día, con éxito o sin él, llenos de placer o llenos de preocupación. Pero ¿significan algo? Solo nuestras almas pueden responder. Para las parejas casadas, el significado espiritual debe ser una búsqueda compartida. Compartir el significado último de la vida con otra persona es el llamado espiritual de los cónyuges, y cada pareja debe responder a ese llamado o arriesgarse a un matrimonio atrofiado y subdesarrollado.

La dimensión espiritual del matrimonio es una fuente práctica de alimento para el crecimiento y la salud marital. Ningún factor hace más para cultivar la unidad y darle propósito al matrimonio, que un compromiso compartido con el descubrimiento espiritual. Es el hambre definitiva de nuestras almas. Cuando es saludable, el matrimonio tiene una forma mística de revelar a Dios; una forma de traer una paz sonriente a nuestros corazones inquietos.

Cuando los investigadores examinaron las características de las parejas que habían estado felizmente casadas durante más de dos décadas, una de las cualidades más importantes que encontraron fue “la fe en Dios y el compromiso espiritual”.

El pilar espiritual

Junto con el Dr. David Ludwig, hemos visto hasta ahora que cuando construimos nuestra relación matrimonial, creamos algo nuevo, algo que no existía. Nos gusta llamar a esto una estructura espiritual, o un NOSOTROS, una relación de pareja. Es espiritual porque la relación no se puede ver y contiene algunas de las fuerzas más poderosas en la vida de una persona. Y es una estructura porque está construida de los patrones de interacción que se convierten en las formas habituales en que la pareja se relaciona.

Un equipo de tres

Como pareja, en realidad somos tres: TÚ, YO y NOSOTROS. Aquí es donde nuestros dos espíritus se unen para que la unidad misteriosa pueda ocurrir en todo su poder. Empezamos como dos “YO”. Pero a medida que crece el pilar espiritual, ¡nos convertimos en NOSOTROS! Gradualmente pasamos de preocuparnos por nosotros mismos y por lo que podemos obtener de la relación a preocuparnos el uno por el otro.

Me gusta la forma en que esta cita del segundo capítulo de Filipenses en la Biblia describe el concepto de tú, yo y NOSOTROS: “… sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. … hagan todo con humildad y considerando cada uno a los demás como superiores a sí mismo. No busque cada uno su propio interés, sino cada cual también el de los demás” (Filipenses 2:2-4). Cuando realmente comenzamos a pensar y a hablar en términos de NOSOTROS, ¡hay compromiso y confianza!

En toda relación, sin embargo, hay formas de comunicarse que hacen que ese NOSOTROS se rompa. Cuando nos preocupamos más por nuestros propios sentimientos heridos y frustraciones (YO), cuando surgen argumentos, y recordamos todo lo que el otro ME hizo.

Cuando las cosas son turbulentas y nos damos cuenta de que estamos pensando en términos de YO y no NOSOTROS, debemos hacer una pausa, mirar nuestro corazón, y preguntarnos: ¿Qué es realmente más importante: nuestros sentimientos heridos o nuestra relación? En el momento en que alguien encuentra el amor, la realidad cambia. El NOSOTROS en realidad se vuelve más importante que el YO.

Jesús dio su vida para restaurar y sanar la relación de la humanidad con Dios y te ofrece los beneficios de su amor. Él te ofrece amor incondicional, perdón por todas tus fallas y puede darte el poder de enfocarte en ese NOSOTROS en lugar de YO.

Y a veces, esta es la única esperanza que tenemos, especialmente cuando no tenemos ganas de hacer una revisión de la realidad porque las cosas están realmente mal y estamos convencidos de que todo es culpa de nuestra pareja. Cuando te encuentres en esta situación tan difícil, prueba esta simple oración: “Dios, no quiero ser amoroso en este momento. ¡Ayúdame a querer!” Jesús puede cambiar tu corazón.

Cuando pensamos en términos de NOSOTROS, el pilar espiritual de nuestra relación crece y se fortalece.

Éstas son algunas habilidades para fortalecer el pilar espiritual del NOSOTROS, de acuerdo al Dr. Ludwig:

Mostrar respeto

Las investigaciones han demostrado que las parejas sanas muestran respeto, incluso cuando están molestos el uno con el otro, mientras que las parejas con malas relaciones muestran falta de respeto con más frecuencia. Está en nosotros el decidir no cruzar los límites, sino construir esta parte del NOSOTROS mostrando respeto cada vez que hablamos.

Trabajar en nosotros mismos

Por lo general vemos y queremos arreglar las fallas de la otra persona antes de hacernos cargo de las nuestras. Sin embargo, no tenemos la capacidad de cambiar a nuestra pareja. Por lo tanto, lo más saludable es enfocarnos en lo que sí podemos cambiar, que es la parte que nosotros contribuimos a la relación. Recordemos que nos relacionamos a través de una serie de conductas. Por lo tanto, al cambiar nuestras conductas, podemos mejorar la relación.

Comunicarse de corazón a corazón

El pilar espiritual de la relación se fortalece a través de la comunicación de corazón a corazón. Por lo tanto, ante un conflicto, antes de comenzar a hablar prepara tu corazón. Dios puede ayudarte a hacerlo. Puedes orar: “Dios, estoy molesto y culpo a mi pareja por mis sentimientos heridos. Ayúdame a ver las cosas como tú las ves. Limpia mi corazón y mi espíritu de todo pensamiento que se interponga entre nosotros.”

Cuando tu corazón logra ver que el NOSOTROS es más importante que tu YO, está dando el primer paso para tener una conversación de corazón a corazón. Puedes decir algo así como: “Sé que NOSOTROS estamos molestos el uno con el otro, pero esto no está ayudando a nuestra relación. ¿Por qué no nos sentamos y hablamos?”

También podemos orar juntos, en silencio o en voz alta, por ese NOSOTROS. Luego podemos hablar sobre el problema. Otro nombre para este proceso es confesión y perdón. Podemos decir algo como: “Me pasé de la raya anoche cuando me burlé de ti frente a nuestros amigos, por lo que tienes derecho a estar molesto conmigo. Entiendo cuánto te dolió eso. No lo merezco, pero por favor perdóname.”

Conclusión

Según Parrott, el matrimonio está más cerca de la naturaleza de Dios que cualquier otra experiencia humana. Dios usa la metáfora del matrimonio para describir su relación con la humanidad: “Como un novio se regocija por esta novia, tu Dios también se regocijará por ti”.

Dios ama a la iglesia, “la novia”, dice el apóstol Pablo, no como un grupo de personas ajenas a sí mismo con las que ha llegado a un acuerdo, sino como a su propio cuerpo. Y de manera similar, cuando un marido ama a su esposa y la esposa a su marido, como extensiones de sí mismos, viven como “una sola carne”.

Amar a tu pareja como a ti mismo es probablemente el paso más sincero que jamás tomarás. Tal paso, por supuesto, ni siquiera podría contemplarse sin la gracia de Dios. Si bien muchos matrimonios se llevan a cabo, e incluso logran durar, sin una confianza consciente de la ayuda de Dios, no hay asociaciones significativas sin el continuo toque secreto de la gracia de Dios en el alma del matrimonio.

Un verdadero enfoque en Dios revitalizará todo tu matrimonio. Confiar y buscar a Dios juntos conduce a la intimidad en todos los rincones de tu relación. No esperes más. Que la intimidad espiritual sea una prioridad en tu relación de pareja. Y

¡Que viva el amor!

Contáctenos